capitulo 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 10

Mensaje  emilibalaguer el Vie Mar 22, 2013 11:10 am

[linked image]
Emilia se ha despertado feliz como hacía años, como cuando era una adolescente enamorada. Tiene muy presente aquellos días en los que se levantaba para ver a Jaime, los días en la que mantenía viva la ilusión de volver a reencontrarse con su gran amor. Se mira al espejo mientras se arregla alegremente. En sus ojos hay un brillo especial, un brillo propio del primer amor. Mientras se peina, suspira pensando en el novio de su nieta menor. Suelta el cepillo de las manos y ella misma se reprocha su comportamiento.
--¿pero que se esto? Que te está pasando? Emilia, ya no tienes edad para barbaridades. Aquel chico no es tu Jaime. No es él. Es el novio de tu nieta.
LA anciana sonríe con una ilusión muy cercana al enamoramiento. Tiene clavada en el alma la mirada, la sonrisa del Jaime que acaba de conocer y que es igual a la sonrisa y a la mirada del Jaime que ella amó.
--pero es que es igual, igual.
Se saca las gafas y se seca los ojos. Piensa en el hijo de Jaime que le arrancaron de las entrañas en contra de su voluntad y también en el bebé que tenían Jaime y Desi aquella trágica noche, la peor noche de su vida. Se le hiela la sangre cuando se repite en su mente el tiro que acabó con la vida de su único amor. Empieza a dar vueltas por la habitación inquieta.
--Te tienes que tomar las cosas con calma --se va diciendo--quizás es una coincidencia. No, no si incluso el apellido es el mismo
Se toca el vientre con amargura.
--No pude tener a su hijo pero ahora será, diferente. Gracias a Pamela mi sangre se mezclará con la de él y será cómo si nuestro hijo no hubiera muerto.
Este pensamiento la llena de felicidad:
--Sí, sí. Ellos son jóvenes y se quieren, los puedo obligar a casarse y lo haré. Después los convenceré para que tengan un hijo enseguida quieran o no. Pronto tendré en mis brazos un descendiente directo del amor de mi vida.
La mujer está muy agitada, sigue exponiendo sus pensamientos en voz alta:
--Sí, sí. Pamela tiene que tener un hijo de Jaime sea como sea.
Aunque su gran deseo es ser bisabuela de un hijo del nieto de Jaime, Emilia no puede evitar temblar de deseo al imaginarse a Jaime viviendo bajo el mismo techo que ella.

Pamela y su padre discuten. La chica está decepcionada ya que su padre siempre había estado de su parte y ahora la chica no soporta que el hombre no la apoye.
--¡no, no y he dicho que no y no se tiene que hablar más y es que esto no es un juego! --Antonio.
La chica está desesperada, piensa que si su padre no la apoya nadie más lo hará. Lucha por lo que quiere con la esperanza que su padre cambie de parecer. Antonio sigue oponiéndose a los planes de su hija:
--casarse no es ninguna tontería, así que no te cases porque yo no quiero y ya no se habla más. Buena se pondrá tu abuela cuando sepa lo que quieres hacer ¡yo no le daré el disgusto de su vida a mi pobre madre por un capricho tuyo!
--¡pero es que Jaime y yo no queremos esperar. Pronto haré los 18 años y me casaré quieras tú o no. No tiene sentido que me hagas esperar¡
La desesperación de su hija para casarse angustia a el hombre. Se le desencaja el rostro.
--¡desgraciado!! Por eso quería hablar conmigo!! Aquel hijo de.. --Pamela no entiende nada, el hombre se golpea el puño con rabia-- malnacido sea!! Por eso os tenéis que casar enseguida!! Aquel cerdo ha abusado de tú. Estás embarazada!! Esperas un hijo de Jaime!!
Antonio estás ciego de ira. Pamela no se ha recuperado de la sorpresa y no sabe si decir la verdad. Padre e hija no se esperaban que Emilia, que bajaba las escaleras, lo oyera todo. La anciana casi salta de alegría. SE emociona segura que será bisabuela. Antonio y Pamela se asustan al verla. No están seguros de si su euforia es buena señal. La anciana baja muy excitada. Su hijo se acerca a ella muy preocupado para ayudarla:
--Madre, ¿que haces levantada? vuelve a la cama. No quiero que nos metas otro susto como el de ayer.
Emilia no hace caso a su hijo y abraza a su nieta muy emocionada. Llora. Pamela nunca la había visto así y se encuentra desconcertada.
--¡embarazada! Esperas un hijo de Jaime. ¡Pero qué alegría tan grande¡¡¡ perdóname, perdóname y yo que me quería oponer a vuestra relación. Tenéis todo mi apoyo pero os tenéis que casar la semana que viene. Ay qué alegría tan grande que me has dado!
Emilia no deja de acariciar a su nieta muy maternal. Padre e hija no salen de su sorpresa puesto que nunca habían visto a Emilia tan dulce.
[linked image] [linked image]
Luis, Estefanía y Raquel llegan del cementerio y se sorprenden al encontrar todas sus cosas en la calle. Se enfadan mucho. A Fermín no le hace nada de gracia lo que tiene que hacer pero no quiere ir contra las órdenes de Emilia y Antonio. Luis se enfrenta al hombre lleno de ira, no deja de insultarlo. Raquel y su hija no dejan de llorar. Fermín trata de justificarse.
--Lo siento yo sólo cumplo órdenes. Tu padre había puesto esta casa como aval y la ha perdido todo. Esto ahora le pertenece a Emilia Viladrau y su hijo.
Raquel no deja de atormentándose preguntándose hasta cuando aquella mujer le hará pagar el mal que supuestamente le ha hecho. Luis escupe a la cara a Fermín que lo acepta con resignación.
--Mira, chico ...yo --dice el hombre intentando ayudarlo, ya está harto de hacer el trabajo sucio.
Luis no lo deja acabar y le dice con mucho de odio:
--¡dile a tus amos que algún día veré arrodillada ante mí y de mi madre a aquella maldita vieja!! Esto dalo por hecho!! Algún día aquella mujer nos suplicará perdón de rodillas!!
Fermín siente mucha compasión y le quiere poner la mano sobre los hombros para tranquilizarlo pero el hijo de Raquel lo tira al suelo de un puñetazo. Fermín lo ha aceptado sin protestar. El chico se acerca a consolar a su madre y su hermana,
--lo mejor será que nos marchemos del pueblo. No se puede desafiar a Emilia Viladrau --Raquel.
Estefanía se muere de pena al pensar que no volverá a ver Jaime pero no tiene tiempo a protestar porque es Luis el que muy molesto dice:
--¿marchar?¡ nosotros?¡ ¡Esa vieja está loca!! Nosotros no le hemos hecho nada y ya es hora que alguien le haga frente. No señor. No nos marcharemos de aquí!¡
LA chica se siente reconfortada por las palabras de su enfurecido hermano. Raquel mira de calmar su hijo que llora de rabia:
--¿pero no ves que no se puede luchar contra los ricos?¡ Tu padre lo intentó y ya ves las consecuencias!!
--Madre, a no ser que me des una muy buena razón para la cual no me haya de enfrentar a aquella gente, ¡yo los haré pagar todo lo que nos han hecho!!
La mujer acaricia las mejillas de su hijo muy preocupada:
--es que me preocupo por ti. No quiero que te pase nada.
--¡No me pasará nada, te juro que seré yo quien gane esta guerra!!
Luis se encuentra fuera de sí, Raquel está muy angustiada. Abraza su hijo.
--venga, recojamos lo que nos podamos llevar que tenemos que buscar un lugar para pasar la noche Luis.
Madre e hija obedecen tristes.

Antonio no esperaba que a su madre le hiciera tanta ilusión que su nieta saliera embarazada sin estar casada y no entiende su aptitud. Pamela había decidido seguir con la mentira pero le sabe mal jugar con los sentimientos de su abuela. Nunca la había visto tan emocionada.
--Te agradezco tu apoyo, yaya, no me lo esperaba.
La mujer disimula para que no se vea tan claro como está de feliz:
--bien, el mal ya está hecho. No tiene sentido que nos opongamos.
--sí --dice temerosa-- pero es que todo esto son invenciones de mi padre. Yo no estoy embarazada. Jaime y yo nunca hemos tenido intimidad y es por eso que él tiene prisa de casarse y yo también. No lo quiero perder.
Antonio se saca un buen peso de encima pero Emilia sufre una fuerte desilusión.
--Tranquila madre que yo ya he dicho que no permitiré esta barbaridad. No sólo me opongo a que nos casen sino que no quiero que vuelvas a ver a aquel cerdo. ¡faltaría más, querer casarse para tirarse a mi hija!
--pero padre,¡¡ Cuando tenga los 18 me casaré igual! No tiene sentido que te opongas.
--Madre, háblale tú, a ver si te hace más caso. No se puede casar con aquel muerto de hambre.
Antonio espera contar con el apoyo de su madre pero para sorpresa de todos Emilia dice:
--pues no se hable más, Pamela, dile a aquel chico que venga a hablar conmigo inmediatamente. Hoy mismo y la próxima semana os casáis estalle quién estalle.
Antonio no puede creer lo que oye ni tampoco la chica que abraza a su abuela eufórica. Emilia está muy excitada, sólo piensa en volver a ver el guapo novio de su nieta.
avatar
emilibalaguer

Posts : 362
Join date : 27/09/2012

Datos Extra
Personajes RPG:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.