capitulo 12

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 12

Mensaje  emilibalaguer el Vie Mar 22, 2013 11:12 am

[linked image][linked image]

Emilia mira a Jaime como si fuera una aparición. Tiene deseos de acariciarlo para asegurarse que es real. Él sonríe y ella se vuelve loca.
--¿se encuentra bien? --le pregunta él con mucha simpatía.
Ella tiembla y es que es como si estuviera delante de su antiguo amor. La mujer suspira, le cuesta hablar. Se ahoga con la mirada del chico.
--lo que pasa es que estoy avergonzada por mi comportamiento de días atrás, no sé si Pamela te ha explicado algo pero yo quería que te dejara.
Él no deja de sonreír y esto vuelve loca a la anciana.
--es normal, usted no me conoce, es lógico que se preocupe por su nieta pero yo le bien aseguro que estoy muy enamorado de su nieta y le doy mi palabra que la haré muy feliz.
-- estoy segura.
Los dos sonríen. Antonio, que está en un rincón, se sorprende ya que es la primer vez que ha visto sonreír a su madre.

Estefanía se encuentra llorosa sobre su cama. No deja de pensar en Jaime. Se mira al espejo y se siente frustrada ya que es consciente que para Jaime no es más que una niña. Piensa en Emma ya que considera que ella es el estilo de mujer que gusta a todos los hombres y toma la decisión que la tomará como ejemplo para convertirse en una persona nueva, una mujer que pueda seducir a Jaime. Está dispuesta a todo y no se detendrá nada.

Emilia no deja de mirar s Jaime deslumbrada.
--Y tu familia? no vendrá?
--No tengo familia, sólo un amigo que es como un hermano que vendrá para el casamiento.
Intentando ocultar su excitación, la abuela de Pamela le pregunta:
--y tus padres? y tus abuelos?
--todos murieron hace tiempo.
Emilia quiere llegar al abuelo del chico sin que se note demasiado descarado.
--todos murieron? fue un accidente?
No deja de pensar atormentada en el momento que murió su amor.
--Mis padres murieron en un accidente cuando yo era muy pequeño, yo me he criado con mi abuela paterna, la yaya Desi.
Emilia se agitada por que recuerda que así se llamaba la mujer de su antiguo amor.
--¿Y tu abuelo? --temblando.
--de él sólo sé que dejó a mi abuela por una mala mujer cuando mi padre había acabado de nacer.
El corazón de la anciana late muy fuertemente. Jaime responde a las preguntas de la mujer con paciencia.
--y tu padre y tu abuelo, como se llamaban? --Emilia.
Antonio se mete:
--pero ¿qué es esto madre, un interrogatorio?
Ella intentando ocultar su excitación interna dice:
--sólo le doy conversación.
Jaime se incomoda por la intromisión de Antonio ya que se da cuenta que no está de acuerdo en el casamiento. En cambio se siente muy a gusto hablando con Emilia. Mirando a Antonio dice:
--no se preocupe, señor, no me molesta contestar.
Emilia y Jaime se sonríen y él dice:
--Jaime, mi padre y mi abuelo se llamaban como yo, Jaime Nogueras.
--lo sabía, lo sabía --se dice la anciana poniéndose la mano en el pecho porque le parece que el corazón le saldrá por la boca
--¿le pasa algo? --Jaime.
Emilia lo mira deslumbrada. No puede controlar la emoción y acaricia el rostro del joven que está muy sorprendido por todo el afecto que le muestra aquella mujer de apariencia dura. Antonio cree que su madre se ha vuelto loca.
--Me hace muy feliz que te cases con mi nieta. Ella no encontraría un marido mejor que tú.
--pues bueno muchas gracias --muy dulce.
--¿te puedo dar un beso?
--sí claro.
Emilia no puede evitar emocionarse al acariciar con sus labios el rostro del nieto de su gran amor. Jaime la mira con ternura. Tanto Antonio como Emma y Cesc, que acaban de entrar, están muy sorprendidos por la reacción de Emilia.
--¿Y dónde es la feliz novia? --Emma.
Jaime se da cuenta de la presencia de la hermana de su novia y se siente incómodo pero Emma hace como si nada hubiera pasado entre ellos.

Luis está en su dormitorio con un libro del poeta catalán Miquel Martí i Pol. Toma notas.
--Ella caerá --piensa con rencor-- la nieta de Emilia se volverá loca por mí, hará lo que yo quiera, con ella me vengaré de aquella gente. Pamela pagará por el mal que nos ha hecho su familia.

Durante la cena de su compromiso, Pamela no deja de pensar en su misterioso enamorado. No hace caso a Jaime. El chico es muy feliz y no se da cuenta de la tristeza de su novia, además Emilia tiene monopolizado al guapo chico. Después del brindis Jaime pone en el dedo de la chica la sortija. Ella le entrega el reloj ausente. Pamela no entiende que le pasa, porque no es feliz. No sabe qué pero nota que algo ha cambiado dentro de ella. Jaime suspira enamorado, Emilia sonríe feliz segura que su sueño de mezclar su sangre con la de su difunto amor será una realidad bien pronto. Antonio no oculta su enojo y a Jaime le sabe mal.
--niña, si no estás segura para todo esto --dice al oído de su hija.
La frialdad de Antonio contrasta con el afecto de Emilia que abraza a Jaime con mucha ternura. El chico se lo agradece, se siente muy a gusto con ella, la empieza a ver como una abuela. Emilia no puede evitar sentirse excitada al sentir su cuerpo enganchado al cuerpo del joven prometido de su nieta y nieto de su gran amor. Piensa en su primera noche de amor con Jaime. La fecha del casamiento queda fijada, por orden de Emilia, en 15 días.
--¿tan pronto?--pregunta Pamela asustada.
--sí, ¿porque esperar? --Emilia.
--yo tengo muchas ansias pero si tú --Jaime a Pamela-- quieres un casamiento más como es debido pues esperamos.
--sí, sí. 15 días son muy poco. Como mínimo un año --Antonio.
Pamela iba decir que sí, Jaime se pone triste. Emilia es quien dice:
--¡qué tontería¡¡ el casamiento será en 15 días y punto¡¡ ya está decidido¡¡¡
Jaime está encantado, nadie se atreve a contradecir a la anciana. Pamela sabe que está cometiendo un error pero ya no sabe cómo hacerse atrás. No dice no pero tampoco sí. Emilia y Jaime lo dan por hecho y la anciana empieza a decir cómo tiene que ser el casamiento. Emilia está muy ilusionada, parece que sea ella la que se case. Emilia siente que casando a su nieta con Jaime es como cumplir su sueño frustrado. Todos ven a Emilia tan contenta que nadie la para. Jaime escucha feliz a la anciana mientras besa y acaricia a la novia. Pamela no deja de pensar en su misterioso enamorado.

Luis envía cada día una rosa con un poema a Pamela y la chica los recibe con emoción:

apagaré el tiempo y apagaré la vida para que no me dure más de lo que la piel puede suportar dignamente... Tal vez porque he probado el exceso, ahora reposa
Esto y, tal vez si el fado se muestra benevolente, el encanto de amarte tiernamente, calladamente, sin esperar ni respuesta, como quien canta por sí mismo en voz muy baja.
"la espera es tensa. Tenso el arco de tu cuerpo y a la vez acogedor. Entro en ti, Pamela, tiernamente y crece en olas lentas, poderoso, el gozo hasta lograr la fonda plenitud"
"Pura y obscena te muestras. Tienes los pechos suaves y te los beso. Tú sonríes a penas, resuellas y me acoges. Muy dulcemente repito tu nombre."
les claras rutas de tu cuerpo y el viento a las terrazas alta de la noche. Léeme los ojos. Me aprendo y me desaprendo sin decir nada la espera, Pamela, clara señal de gozo.


Raya a raya, poema a poema aquel desconocido se ha ido metido en el corazón de la chica hasta apoderarse de su alma. Pamela está enamorada de aquel chico misterioso. Pasa las horas intentando poner cara al chico de las rosas y los poemas y esperando la siguiente. Está absorta en sus pensamientos y no presta atención a que a su alrededor todo el mundo va preparando su boda que se van acercando. Hace una semana de la primera rosa. Pamela se encuentra muy ansiosa ya que todavía no ha recibido la rosa del día. Le duele pensar que ya se haya acabado todo, que su enamorado misterioso se haya cansado. Esta posibilidad la angustia. Las rosas y los poemas se han convertido en su vida, son vitales para ella como el aire que respira. Siente que ya no podría vivir sin los poemas. Va andando, se ha alejado de la casa y los árboles son su única compañía. De repente la chica se encuentra con una rosa en la cara. Ella la toma y se gira emocionada. El rostro se le desencaja al ver al hijo de Raquel.
--¿qué broma macabra es esta?¡ --Pamela.
Luis la mira con una dulzura y con un amor que no parece paso fingido y le recita el poema de la primera rosa:
--desde las horas muertas me lleno la piel de dibujos obscenos y tú estás, Pamela, en todos. Minucioso resigo senos y caderas, tu vientre leve y el sexo ardiente y oscuro con la punta de los dedos extasiados.
--¡tú eres tú¡¡ --contesta enamorada.
Él no dice nada, la besa con todo el fuego que le sale del alma y ella se deja arrastrar. Él le recita versos mientras la va desnudando y ella se vuelve loca y no lo puede parar.
--te resigo senos y caderas --dice desabrochando la blusa de la chica y después le manosea por debajo la falda.
--tu vientre leve y el sexo ardiente y oscuro con la punta de los dedos extasiados --dice bajando la falda de la chica y dejando a cuerpo descubierto su bosque mientras le recorre el cuerpo con las manos muy excitado.
Los dos gimen. Pamela ha perdido el norte. No piensa, sólo vibra.
--Pura y obscena te muestres. Tienes los pechos suaves y te los beso. Tú sonríes a penas, resuellas y me acoges. Muy dulcemente repito tu nombre. Pamela --dice desabrochando el sujetador de la chica y besando sus desnudos pechos.
Pamela queda tendida en el césped totalmente desnuda y a merced del chico. Ella no se mueve, no tiene voluntad, está enamorada y se deja llevar por su corazón. Él se saca el jersey y se desabrocha los pantalones.
--Tenso el arco de tu cuerpo y a la vez acogedor. Entro en ti, Pamela. --son las últimas palabras del chico antes de clavar su dura lanza ofreciendo a los dos un dulce y suave placer.
Los dos son ahora uno sólo.
[linked image][linked image]
avatar
emilibalaguer

Posts : 362
Join date : 27/09/2012

Datos Extra
Personajes RPG:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.