capitulo 21

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 21

Mensaje  emilibalaguer el Miér Mar 27, 2013 8:47 am


Rosario está sola en su departamento. Se encuentra de muy mala leche toda rodeada de juguetes y ropa de bebé. Tiene encima de una mesita todo de revistas donde sale Sergio. Se acaricia el vientre. Le cuesta creer que lleve en su vientre el hijo del hombre que tanto la sedujo con sus novelas.
--su hijo... lleva una parte de él a mi vientre... y esto nadie lo podrá cambiar.
Tiembla de deseo al pensar en las noches de sexo que vivió con el guapo actor. Se abraza y se imagina que es él quien la abraza. Su piel lo echa de menos. Acaricia sus labios que están secos desde que ya no tiene sus besos.
Habla con su hijo para no sentirse tan sola:
--tú serás una unión con él aunque él no quiera, tú eres la prueba de que he sido su mujer. Siempre lo tendré que ver. Siempre. Espero que seas igual de él, que tenga su rostro siempre presente en su hijo.
De repente llora:
--¿y de que me sirve si él me ignora. ¿por qué has tenido que venir tan pronto ? Yo lo sabía, yo estaba preparada para separarme de él una vez esperara un hijo suyo pero hay mujeres que tardan meses ¿porque yo tenía que tardar días? Un mes, al menos esperaba tener un mes.
Intenta calmarse y aferrarse a sus recuerdos.
--tengo que recordar sólo los buenos momentos. Su cuerpo desnudo haciéndome el amor, sus caricias, sus gemidos, su tacto, su olor. He tenido de él lo que millones de mujeres sólo pueden soñar. Tengo que estar feliz. Llevo su hijo en mi vientre. Seré la madre de su hijo y esto será por siempre jamás. Nunca ninguna chica se unirá tanto a él. Tengo que procurar no amargarme.
A pesar de sus buenos propósitos, no tener su amor la desespera. Mira una revista donde se anuncia que Silvia Navarro será su compañera de novela una vez más. La desgarra con rabia:
--¡¡no me lo ha dicho!! la última vez que ha venido lo debía de saber y no me lo dijo.
Mira la foto que ha quedado partida en dos y los celos la consume:
--han trabajado muy juntos. Han sido pareja. Es su novia más formal. Yo seré la madre de su hijo pero no sé porque presiento que ella es especial. Temo que ella sea el amor de su vida y que acabe con ella.
Ella misma intenta calmarse:
--él ya lo ha dicho. Nunca dejará que una mujer viva con él, por eso yo soy la madre de su hijo. Es un hombre al que le gusta volar libre. No se unirá a ninguna otra mujer. Sólo a mí porque tendremos un hijo. Tendremos que pasar muchos momentos juntos. No siempre me dirá que no. Volveremos a estar juntos. Estoy segura de esto.
Siendo que alguien entra. Va feliz hacia la puerta.
--por fin, por fin.
El corazón de Rosario palpita muy fuerte mientras espera que entre Sergio.
--tenía miedo que no volvieras, amor mío.
Se encuentra en la puerta con un hombre que no conoce, es el manager de Sergio. El hombre sonríe con cara de circunstancias. Rosario, que va con un sexy camisón se avergüenza y corre a buscar algo para taparse. El hombre traga saliva totalmente seducido. Se queda en la puerta hasta que ella se acerca a él y se le enfrenta:
--¿qué hace en mi casa y cómo ha entrado?
Muy nervioso y hechizado por la belleza de ella, tiembla al hablar:
--yo soy el representante de Sergio. Perdone... me llamo...
Él le quiere decir su nombre estirando el brazo para presentarse pero ella lo interrumpe. Le da un golpe en la mano y le dice:
--¿¡no quiero saber quién es? Quiero saber quién hace aquí y con las llaves de mi casa?¡
-- es que me las ha dado Sergio.
--¡devuélvamelas¡
--no puedo.
Ella se le acerca para arrancarle las llaves de las manos pero él no se lo permite:
--Sergio me regañará.
Hay un pequeño forcejeo y a ella se le abre la bata. Él clava la vista al pechos de ella. Con deseo. Ella se vuelve a tapar incómoda.
--¡fuera y deme las llaves!
--las llaves son las de Sergio, si se las doy no podrá venir él.
La mujer, muy molesta, lo empuja para que marche.
--él me ha dicho que lo disculpe. Está para empezar una nueva novela, no podrá venir en días.
--pues que me lo diga él.
Rosario lo echa de muy mala manera y le cierra la puerta en los morros. Después llora. Él piensa excitado en cómo me estaba de sexy aquella mujer.
[linked image]
Luis ha robado una de las fotos de Manuela con su abuela.
--tiene muchas. Espero que no las eche de menos. Está tan guapa, qué pena no poder hacerla feliz pero le tengo que tener paciencia. Ver esta Manuela que es ahora y mirar las fotos... parecen dos Manuelas diferentes, la noche y el día. Se nota que quería mucho su abuela y es normal que ahora esté tan amargada. Yo tengo que cuidarla, tengo que hacer que sea feliz, le tengo que curar las heridas. Sino como hombre como amigo, pero lo tengo que conseguir. Sino nada de esto tendrá sentido. Si consigo que vuelva a sonreír ya me puedo dar por satisfecho, podría salir de su vida si supiera que sería feliz sin mí. Ahora entiendo su odio. Es normal. Está herida. Acaba de perder a su yaya y las cosas no se le han presentado fácil. Se aferró a los recuerdos de su yaya, por eso su obsesión por recuperar las propiedades de ella. No sabía lo que hacía y por eso dejó que Miguel se aprovechara de ella.
Recordar el dolor de ella aquel día le hace mucho mal.
--Yo me porté mal. Se notaba que ella no quería hacer lo que hizo pero seguro que tener aquel nicho para ella era como recuperar una parte de su yaya y por eso no le importó lo que hizo. Y la vida se lo ha cobrado caro, un embarazo lo ha venido a complicar todo y encima ahora ella se encuentra casada con un tío que no conoce y con quien no se quería casar. Tengo que reconocer que de razones le sobran para odiarme.
Mira aquella foto y sonríe:
-- tener esta foto endulzará un poco mi vida a la espera que Manuela vuelva a ser la de antes pero la tengo que esconder bien. Manuela no tiene que saber que la tengo.
Después se entristece al pensar que Manuela no entraría en su habitación.
--pero María sí. Limpiará aquí... supongo. Claro que tampoco es nada de malo que yo tenga una foto de mi mujer, quizás no se lo diría. Igualmente será mejor que la deje muy escondida cada vez que salga..
Le da un beso a la foto, lo esconde a un cajón y sale. Baja. María, la empleada, y Manuela hablan en el comedor. Al verlo, la primera se levanta:
--buenas tardes, señor.
--hola a las dos y no es necesario que me digas señor, María, dime...
Manuela se levanta y no deja que su marido acabe la frase. Coge a su nueva amiga del brazo y dice:
--ven, vamos a tu habitación, así podremos hablar sin que nadie --mirando con muy mala cara a Luis-- nos moleste.
Luis se queda solo y triste.
[linked image][linked image][linked image]

Miguel acaba de salir de la ducha. Se sienta sobre su cama. Coge el móvil y hace una llamada. Escucha otro móvil. Entra en la que fue habitación de su amigo y se da cuenta que el móvil de Luis está sobre la mesa.
--genial, ahora me tocará llamar a la casa. Espero que no me lo coja la bruja de su mujercita, no quiero tener muchos tratos con ella no sea que me contagie su amargura.
Vuelve a marcar mientras va a la habitación. Escucha la voz de Luis.
--hombre, tío, menos mal que me lo coges tú. Tenía miedo que lo cogiera la amargada y me escupiera su veneno.
--no hables así de ella.
--ya, es muy cierto esto que el amor se ciego.
--¿y porque no me has llamado al móvil? a ella no le haría gracia recibir una llamada tuya.
--no seas celoso que yo tampoco quiero hablar con ella.
--no son celos, es que no quiero darle un disgusto.
--pobrecita --dice con ironía-- bien yo lo que quería decirte para empezar que sí te he llamado al móvil y lo tienes en mi casa.
--hostia, lo siento.
--bueno, bueno. Ya me he comprado casa nueva. Estoy esperando que recojas todas tus cosas para poder vender el piso. Después ya te invitaré a comer a mi casa.
--si te va bien vengo ahora, así me distraigo.
--si claro.

Al cabo de un rato los dos amigos vuelven a casa de Manuela cargados de cajas. La chica se pone furiosa al ver que está Miguel.
--¿¡qué hace este aquí? ¡¡Tu amigo no es bienvenido a mi casa¡
Miguel la mira burlón.
-- es que ha venido a ayudar a traer las cosas y sobre todo a instalar el ordenador. No te molestaremos --Luis.
--¡¡ que no tarde mucho¡ --ordena una molesta Manuela.
--mi habitación es arriba, vamos.
-- ¿en el desván? --dice Miguel sorprendido.
--sí --un tanto avergonzado.
--¡lo quiero aquí. No seas egoísta. Sólo piensas en ti¡ --Manuela.
--es que a mí me hace falta. Ya te compro otro --Luis.
--¡no, quiero este!! --Manuela.
Miguel la quiere contestar pero Luis no le deja:
--da cuerdo... ¿ dónde lo instalamos?
Manuela los mira desafiante. Miguel está molesto por la manera en la que Manuela trata su amigo. Luis fuerza una sonrisa.
[linked image]
avatar
emilibalaguer

Posts : 362
Join date : 27/09/2012

Datos Extra
Personajes RPG:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.