capitulo 31

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 31

Mensaje  emilibalaguer el Jue Abr 04, 2013 7:19 am

Rosario está en el médico haciéndose un ultrasonido. Sergio está con ella. La toma de la mano y està ilusionado. Parecen una pareja de enamorados. Rosario suspira. Aunque sea sólo en esos momentos le gusta tener al hombre para ella. Tiene la esperanza que algún día él se quede con ella. Los dos están esperando por saber el sexo de su bebé. Los dos quieren un niño. Rosario espera que así sea pues quiere que él se quede tranquilo y no quiera tener un hijo con otra mujer.
--no hay duda. Es un niño dice el médico.
La pareja está feliz.
--Sergio, se llamará Sergio --dice él.
--si, claro que sí mi amor --dice ella.
Rosario espera que la bese, que la abrace pero él la suelta y mira bien de cerca la pantalla.
--mi hijo... es mi hijo ¿y está bien doctor?
--sin problemas.
--fuerte y macho como su padre dice con orgullo.
Rosario se entristece que no se preocupe de ella.

Miguel va buscando por todas las habitaciones pero no ve a Manuela. Oye ruido en una habitación y entra sin llamar. María está en ropa interior. Él la mira con deseo.
--¿qué haces? ¿Cómo has entrado? si Manuela llega y nos ve... --dice tapándose con la sábana.
--así que estamos solos...--dice él desabrochándose los pantalones y mirándola con cara de degenerado.
--no.... no... --gime ella.
--si es lo que quieres. Lo noto, me echas de menos --dice él acercándose.
--puedo perder mi trabajo.
--merece la pena, tú sabes que nada es mejor que chingar conmigo.
María no se mueve y mira embriagada como Miguel se va desnudado. Gime de deseo. No quiere caer en sus brazos pero sabes que no sabrá decir que no si él quiere.

Sergio acompaña a Rosario hasta su casa. Ella trata de seducirlo en el camino. Le pone la mano en los muslos y lo acaricia con deseo. Él no hace nada.
En la puerta de la casa de ella:
--Gracias, gracias por este hijo que me vas a dar. Era mi sueño --le dice él.
Ella lo quiere besar en los labios pero él aparta la cara y cae en la mejilla.
--¿no pasas? --pregunta ella muy seductora.
--no, quiero ir a comprar cosas para nuestro hijo.
--ya tenemos de todo.
--pero quiero que tenga más cosas.
--vamos los dos juntos.
--no, no. Tú tienes que descansar. Sabes que mi hijo es demasiado importante para mi. Luego te traigo las cosas con un mensajero.
--¿y porque no me las traes tu?
--es mejor que no, recuerda nuestro pacto.
--pero es que no te compromete a nada que hagamos el amor de vez en cuando pide ansiosa.
--tal vez cuando nazca, ahora no quiero hacer nada que lo lastime.
Él se va y ella sube triste.

María y Miguel se encuentran desnudos en la cama. Él se muestra muy seductor, satisfecho de haber hecho ese regalo (él) a María.
--¿no me digas que no ha estar la mejor tarde de tu vida? es que no sé porque tehas hecho tanto de rogar. Lo podemos hacer cada día.
Ella lo besa en el pecho:
--es que te quiero tanto, tenía miedo que pasara como antes pero ahora no me harás daño ¿verdad que no?
Él la mira jactándose:
--pero si yo nunca tehe hecho daño. Ningún hombre teha hecho disfrutar a la cama como yo.
-- pero yo no quiero decir esto. Quiero decir que me hiciste sentir como una prostituta, que sólo vale para la cama.
Miguel se ríe.
--pero es que es la verdad. Yo no tengo la culpa que chingues con todos y ¡claro que conmigo es diferente porque sabes que no hay amante como y pero es sólo sexo. No te interesa nada más¡
Ella lo mira llorosa:
--no me hagas esto. Yo te amo.
Miguel se va incorporando divertido, se burla de ella:
--pero bien que teabres de piernas con cualquiera. Yo nunca tendré novia y menos una cómo tú ¡chingaste conmigo a poco de tu casamiento¡
--me enamoré de ti --llorosa.
Miguel la mira burlesco. Selevanta totalmente desnudo y coge su ropa pero ella no deja que se vista. Lo abraza por la cintura y le ruega desesperada:
--¡no me dejes sin prometer que volverás¡
--claro, siempre que quieras un buenpolvo aquí me tienes, va bien esto de tener una puta a mano.
--no me hables así --llora.
Alguien entra en ese momento. Es Manuela.
--¿¡qué quiere decir esto?¡ --furiosa.
Él la mira con cinismo y le dice mostrando su desnudez y tocándose:
--¿te quieres unir en la fiesta? Ya sé que no haces más que soñar con volver a chingar conmigo.
Manuela lo mira con rabia. Lo abofetea. El ríe. Se va tocando los genitales, mira a Manuela obscenamente:
--conmigo no tengas vergüenza. Luis me lo ha explicado todo. Me has puesto muy caliente. Te guardaré el secreto. No le diremos nada a Luis. Él no tiene la culpa de no saber chingar como yo.
Manuela siente asco, odio.
--¡ni muerta volvería a joder contigo¡ --Manuela.
Miguel la mira con cara de degenerado y la quiere tocar con la misma mano que se ha tocado los genitales y a ella le repugna. Ella se aparta de él, Miguel habla con orgullo. Se cree el mejor:
--no es esto lo que le dices a tu marido. Sé que no chingas con él porque no me olvidas a mí y es normal. Les pasa a todas las que han probado a esta dice agarrandose la parte colgante.
--¡eres asqueroso¡ --dice Manuela.
--pero sí te encanta dice él con voz y movimientos lascivos.
Manuela mira en María que se encuentra muy avergonzada:
--¡tú y yo ya hablaremos! --Manuela.
Con cinismo y jactándose él dice:
--no seas demasiado dura con ella. Le pasa lo mismo que a ti, está loca por mí. No se me ha podido resistir.
--¡¡vístete y vete y no vuelvas o se lo diré a Luis!
--él te quiere ver feliz y si sabe que esto te haría feliz con ironía y su zona genital en la mano.
Manuela lo mira con odio y asco. Se va. Él se viste divertido.
--¿porque me has hecho esto? --llora Maria.
Él ríe y se va detrás Manuela.





Silvia se sorprende al ver llegar a Sergio con una botella de champán
--¿que haces aquí?
--hoy he sabido que el hijo que espero es niño. Tú sabes lo que eso significa para mi, quiero brindar contigo.
--para eso tienes a la madre de mi hijo dice con celos.
--tú sabes que ella no es especial para mi. No es como tú.
--por favor vete suplica ella.
Los dos se miran con tristeza. Les une un gran sentimiento.
--por favor, tu eres la mujer a la que más he querido en mi vida, quiero compartir conmigo esta dicha.
--Sergio... --dice triste.
--no me digas que no.
El sonríe con ternura y ella no le sabe decir que no.
--voy a buscar unas copas.
Él las llena, los dos se miran con deseo.
--¿porque brindamos? --ella.
--por mi hijo, porque sea fuerte y sano como su padre. Y por ti.
Los dos brindan y beben. Se miran con deseo de besarte. Él deja la copa en una mesa y le saca la de ella.
--ya te he dado gusto, ahora vete.
La piel de los dos vibra de deseo.
--yo sé que no quieres que me vaya.
Ella se quiere ir pero él la agarra del brazo y la siente temblar.
--eres mia, eres mia.
Él va a acercando sus labios a los de ella.
--no ... por favor. No me hagas esto --suplica ella.
--es lo que quieres. Lo sé... te noto temblar. Sientes lo mismo que yo. Aún me amas como yo a ti.
Silvia trata de negar lo evidente pero no se puede negar a los besos de Sergio y acaban haciendo el amor. Los dos yacen después desnudos y abrazados. Están felices.
--Lo sabia, sabía que me querías todavía.
--¿porque me has hecho esto? --dice ella triste.
--porque nos amamos dice acariciándola con amor.
--pero no saldrà bien ya nos pasó una vez.
--No me dejes. Vamos a intentarlo.
--¿Intentar què? yo quiero una relación conmigo y tú quieres una mujer que no viva contigo.
--pero eso no quiere decir nada. Así es mejor. Por favor, deja que lo intentemos.
--tengo miedo. No quiero volver a sufrir.
--te amo.
Ella no puede rechazar los besos de él.

Por otro lado, Miguel sale de la habitación y se va directo a Manuela que está al comedor. Sigue desnudo:
--ahora soy todo tuyo. Haremos el amor todas las veces que quieras dice seductor.
Ella sonríe y él se le acerca confiado. Cuando la va a abrazar ella le da un golpe de rodilla en los testículos.
--¡¡puta¡ --dice él retorciéndose de dolor.
--¡cabrón¡ --ella.
Con rabia él le dice:
--¡¡espero que mi hijo se igual a mi a mí y desvirgue a todas las putas como tú¡
--¡¡¡miserable, miserable¡
Ella está furiosa y trata de golpearlo. Él está partido en dos, con las manos en sus genitales desnudos pero se va apartando.
--¡¡sí pero este miserable fue tu primer macho y te he hecho un hijo. Nunca me podrás olvidar, por eso no has dejado que Luis te tocara para no borrar mi huella de tu piel¡
--¡¡te odio y lamento que tú no estuvieras en el coche en aquel accidente y no os murierais los dos ¡¡vete¡
--pues tú te lo pierdes. Todas las mujeres quieren chingar conmigo y aunque tú no lo quieras reconocer ante mí no quieres nada más. Por eso estás tan amargada. No es por tu abuela. Es por mí, ¡quieres chingar conmigo¡
Manuela se pone a gritar histérica.
--cuando chingues conmigo todo esta amargura pasará cínico.
--¡¡fuera o no respondo¡
Miguel se va desnudo. Ella llora de rabia.
[linked image]
avatar
emilibalaguer

Posts : 362
Join date : 27/09/2012

Datos Extra
Personajes RPG:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.