capitulo 35

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 35

Mensaje  emilibalaguer el Jue Abr 04, 2013 7:26 am

[linked image]
[linked image][linked image]


[linked image]

[linked image]


Manuela se hace la dormida. No quiere que las palabras de su marido la hagan cambiar de parecer. No quiere que la haga dudar.
--¡¡lo debes odiar. Lo debes odiar¡ --piensa la chica sin poder, pero, evitar emocionarse con las palabras que su marido dice a la pequeña recién nacida.
Luis acaricia y habla a la pequeña como sólo lo haría un padre.
--Espero que contigo sea diferente que con tu madre. Espero que a ti si te pueda demostrar todo lo que te quiero. Me hace demasiado daño que tu madre, a quién tanto quiero me odie pero no soportaría que tú tampoco me quisieras. Entonces si habría fracasado ¿cómo seré como padre? ¿lo haré bien? Espero ser mejor padre que marido. Espero poder hacerte sentir todo lo que te quiero. Si puedo ser un buen padre para ti, si te hago feliz pues ya me sentiré satisfecho con la vida aunque no haya conseguido el amor de Manuela. Tu felicidad y la de tu madre serán mi felicidad. Sólo quiero decirte, hija mía, que siempre estaré contigo, que no te dejaré nunca sola. Tú y tu madre podréis contar siempre conmigo. Te quiero, hija.
Luis se seca las lágrimas. No se da cuenta que su mujer también llora conmovida. La chica se hace la dormida todo el rato hasta que llega la Maria.
--¿todavía no seha despertado? --Maria.
--no y no sé si habría deavisar los médicos.
--seguro que se despierta enseguida. Váyase tranquilo.
Luis está inquieto.
--yo mejor me espero a que se despierte.
En aquel momento Manuela hace que se despierta y dice a su marido:
--¿estabas aquí? estaba dormida como un tronco y no me he enterado de nada ¿ya te marchas?
--si --triste.
Luis quiere dar un beso a su mujer pero ella lo rechaza con frialdad. Con tristeza, Luis se despide de las dos mujeres. Después da un beso a su hija y se va. Desde la puerta mira a Manuela lloroso y desaparece. Manuela tiene un nudo a la garganta. Furiosa dice en la Maria:
--¡no me vuelvas a dejar sola con él. Nunca más, ¿de acuerdo?
Manuela siente que algo se ha movido dentro de su alma y no le gusta. Se siente extraña. Las palabras de Luis le han tocado el corazón y no quiere. No quiere amar a nadie, sólo a su hija y al recuerdo de su abuela. María no entiende porque la chica está tan enfadada pero no le dice nada. Manuela hace un esfuerzo para controlar el llanto. Coger su niña en brazos la reconforta.


Osvaldo duerme feliz a la cama de Rosario. Esta está de pie mirándolo molesta. Molesta con ella misma.
-- ¿qué has hecho, que has hecho? ¡¡y ahora como me lo saco de encima? si ya insistía antes... espero que se quede tranquilo con esto que ha pasado y no me pida nada más, que sólo quisiera pasar elrato. Ya ha tenido de mí lo que buscan todos los hombres. No me tiene porque molestar más. Esto espero, que no lo vuelva a ver ¡qué vergüenza si lo sabe en Sergio¡ Se pensará que soy una cualquiera, tendrá excusa para rehusarme.
Rosario no soporta estar en aquella habitación y recordar lo que ha pasado pero tampoco lo quiere despertar. No se quiere enfrentar a él.
--mañana, mañana será otro día. No lo quiero ver ahora.
Rosario va a la habitación de su hijito. Se siente muy culpable:
--lo siento tanto, hijito. Yo no sé que me ha pasado pero es que me ha hecho tanto daño las palabras de tu padre. Yo lo amo. Yo lo amo a él. No quiero a ningún hombre más, sólo a él. No quiero otro hombre.
La mujer acaricia su bebé recordando los momentos que ha vivido con el actor. Vibra de deseo al recordar su olor, sus caricias, sus besos. Mira con ternura su hijo:
--nadie podrá negar nunca que he sido su mujer. Tú eres la mejor prueba, su hijo. Eres igual a él. Así nunca lo podré olvidar. Nunca.
Cuando se hace de día, Osvaldo se despierta feliz. Se sorprende al ver que a Rosario no está a su lado. Se levanta. Se pone los calzoncillos y sale a buscar la chica. Se sorprende al encontrársela dormida junto a la cuna de su hijo. Le da un beso en el cuello. Ella se despierta sobresaltada. Al verlo abofetea con rabia. Él lo mira sorprendido. Ella lo coge de la mano y lo saca de la habitación:
--¿¡como te atreves a besarme ante mi hijo y desnudo?¡
Él no entiende el cambio de actitud de la chica:
--ayer hicimos el amor. No creía que te molestara. Tu hijo se tendrá que acostumbrar a mí.
--¡¡ no digas barbaridades¡ ¡da gracias que no te eché a media noche. Ahora vete y no vuelvas!!
--es broma, ¿no? --dice sorprendido.
Ella lo abofetea con odio y le dice:
--¿¡a ti te parece que hago broma?¡
Él está aturdido:
--pero ¿porqué. por la noche me amas y de día me odias?
--¿amar?¿ a echar un polvo le dices amar?¡
Él está decepcionado.
--¿un polvo? ¿esto es lo único que he sido para ti?
--¡¡yo estaba mal por culpa de aquella prostituta que se ha metido entre en Sergio y yo y bueno... podía haber sido cualquiera. Espero que lo entiendas, te marches y no vuelvas. Espero que sepas callar. No quiero que Sergio lo sepa!
Muy triste él dice:
--no se lo diré a nadie pero no me eches de tu vida yo...
Ella no lo deja hablar.
--¡¡vete¡ no quiero nada de ti. Ya ni podemos ser amigos. Cuando salga de la habitación de mi hijo no quiero que estés aquí!!
Ella lo va empujando y le cierra la puerta a los morros. Él vuelve a la habitación y se viste triste.


A media mañana, con más ganas que nunca de ver a Sergio, a Rosario coge su hijo y dice:
--no me podrá negar nada. Nada.
Con su hijo en brazos, Rosario no tiene ningún problema de entrar al foro y llegar entre bastidores donde se encuentra Sergio. Lo que no se esperaba es que Osvaldo estuviera con él. Hablan sin saber que están siendo escuchados.
--tú y yo somos amigos. Por algo te pedí que salieras con ella. Yo creí que no pasaría nada pero sé que sí --Sergio.
Osvaldo no le quiere decir nada:
--te juro que no tengo nada que decir.
--Me dijeron que pasaste la noche con ella. No me lo puedes negar? lo hiciste, sí o sí ¿te acostaste con Rosario? Sergio divertido.
Osvaldo calla y para Sergio es una victoria:
--gracias por el favor. Ahora sí me la podré sacar de encima. Aunque ahora que ya reconocí al niño me da igual lo que haga pero que tenga un amante es algo que me puede convenir por si me crea problemas.
--yo... --dice Osvaldo triste.
--si lo sé. Sé que te acostaste con ella sólo por que eres mi amigo. Nunca te lo olvidaré. Me la sacaste de encima.
Llorando de rabia Rosario se enfrenta a ellos. Bofetea a Osvaldo:
--¡por favor, yo te lo puedo explicar¡ -Osvaldo desesperado.
Rosario le da una patada en los .. ahí y luego dice a Sergio:
--¡No me vas a volver a ver. Vuelvo a España¡
--¡pero me hijo se queda aqui. Necesitas mi permiso para dejar el pais con él y no te lo daré. Te tendrás que quedar aquí quieras o no¡ ¡te lo dejé bien claro antes de acostarme contigo. Ahora no te quejes¡ --Sergio amenazante.
Rosario mira furiosa a los dos hombres. Se va mientras que Osvaldo muy adolorido le suplica que la escucha pero la mujer desaparece cono su hijo en brazos que está llorando por los nervios de la madre. Sergio sabe que no podrá separarlo de su hijo y está tranquilo. Osvaldo llora de dolor.
[linked image]

[linked image][linked image][linked image]

Al día siguiente, Luis va a ver su mujer y la niña con el libro de familia. Hace mimitos a la niña. La quiere coger.
--¡no la molestes! ¿Qué quieres?¡ --Manuela.
Luis la mira triste y dice:
--ya es hija de los dos. Eso no se puede cambiar dice él poniéndole el libro encima.
--¿¡Y qué?¡ --ella brusca.
Lo mira con rabia, Manuela no quiere aceptar que se siente aliviada por contar con su apoyo.

1 día después, Manuela sale del hospital con su hija en brazos. Con ella están María y Luis a pesar de que la joven madre no deja que se acerque a ella. Antes de entrar al coche aparece Antonia.
--tia ¿ tú aquí? --Manuela.
--es para decirte que tu tío te espera en tu casa. Te he querido avisar para que no te tome por sorpresa. Ha venido a conocer tu niña y hablar del bautizo. Cómo ya sabe que no eres muy creyente ha venido para asegurar que bautizaréis ala niña--Antonia.
Molesta con la actitud del que no sabe que es su padre Manuela decide hacer una cosa para molestarlo. Deja su niña a manos de María y dice:
--¡¡me estoy haciendo pipi. Vuelvo a entrar y vengo¡
--niña, ¡pero te he venido a avisar para que no tardes! --Antonia.
--si, ahora vengo, tía.
Manuela vuelve corriendo a la clínica. Pide por un teléfono. Aprovechando que su mujer no está, Luis pide su hija a María.
--pero es que después Manuela se enfadará conmigo.
--yo te juro que cuando la vea te la devuelvo --luis.
--pero si es su padre, claro que la puede coger --Antonia.
Luis mira suplicando a María que no le sabe decir que no y le pone la niña en brazos. Luis mira a la pequeña con mucho afecto. Le da besos, la acaricia.

Miguel está en el lago de su finca. Fornica con una jovencita. Los dos están desnudos. Los interrumpe el móvil de él. No le hacen caso pero insisten. Sale desnudo:
--espera princesa, que ahora vengo --le dice muy seductor a la chica.
Se sorprende al escuchar que es Manuela:
--¿tú?
Fingiéndose muy seductora Manuela le dice:
--acabo de salir del hospital con ganas de sexo. Luis está fuera con la niña ¿porque no vienes? tengo ganas que me eches un polvo de esos tuyos inolvidables. Ven a casa ahora. Te espero
Sus hormonas lo guían y no se le puede negar:
--ahora vengo.
Manuela cuelga y se viste deprisa. Dice a la chica:
--lo siento por ti, pero el premio te lo después. Esperame desnuda en mi cama.
Miguel está muy excitado por las palabras de Manuela. Está tan seguro que es irresistible para todas que no se le hace raro.

En cuánto ve que sale su mujer, Luis deja a la pequeña con María. Manuela llega ansiosa:
--¡¡vamos, tengo muchas ganas de ver al tío¡¡ --dice con una mirada traviesa que nadie sabe ver.
avatar
emilibalaguer

Posts : 362
Join date : 27/09/2012

Datos Extra
Personajes RPG:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.