capitulo 44

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 44

Mensaje  emilibalaguer el Jue Abr 04, 2013 7:37 am



Después de un apasionado beso, Mariana lo abraza fuertemente y tan asustada como enamorada dice:
--te amo, te amo... y ya no puedo hacer nada para huir de este amor...
Miguel sonríe muy seductor y la acaricia con deseo:
--cree en mí. Yo lo que menos quiero es hacerte daño. Al contrario, conmigo tocarás el cielo ¿no te lo crees?
Ella lo acaricia enamorada y dice:
--lo sé. Lo sé. Pongo mi vida en tus manos.
Él sonríe con un brillo de perversión en la mirada:
--te bien aseguro que en ningún lugar tu vida puede estar más segura.
--lo sé dice ella suspirando.
Confiada y enamorada ella se tira a sus brazos y se vuelven a besar.
--¿donde vamos ahora? Tú mandas y yo te llevo donde quieras. Tú eres la reina ¿qué quieres hacer?
--Lo que tú quieras. Llévame allá donde quieras.
Él la mira con cara de degenerado y dice:
--vamos a un lugar muy bonito.
Mientras andan cogidos de las manos, Miguel endulza los oídos a enamorada chica:
--¿no lo oyes, no oyes la música?
--qué música?
El chico vuelve a tarararear el Danubio azul:
--pasear por Viena es como bailar un vals. Nunca verás unas calles tan grandes que son ya un monumento.
Mientras andan por una gran avenida, ven los tranvías yendo junto los coches. Ella lo mira todo fascinada. Él está contento, se da cuenta que ha sido todo un acierto llevarla precisamente a aquella ciudad.
--parece que estemos a otra época dice el chico ¿verdad que sí?
Llegan al palacio de Schönbrunn, antigua residencia estival de la familia imperial. De hecho él tenía intenciones de llevarla l hotel pero la ve tan ilusionada que le ha sabido mal romper su ilusión tan pronto. Él también se sorprende que por primera vez tenga escrúpulos. Se justifica diciéndose a sí mismo:
--Déjala que disfrute pero que me la tiro, me la tiro.
Mariana mira sorprendida un impresionante monumento.
--esto es increíble. No marcharía nunca de aquí. Me gustaría quedarme aquí contigo. Gracias. Gracias por llevarme.
Él sonríe y le dice:
--gracias a ti por venir conmigo.
La pareja se da un beso apasionante y empieza la visita. Es un recorrido de amor por entre los 40 aposentos imperiales que sirven como testigo de esplendor de la vida cotidiana de la corte de emperatriz.
--no me puedo creer, estar aquí. Siempre de pequeña miraba las películas de Sissí y soñaba ser ella. Estar aquí con mi príncipe...
--pues tu sueño se ha hecho realidad, mi Sissí Mariana --dice él muy dulce.
Él le guiño el ojo y ella suspira enamorada. En las habitaciones de la emperatriz hay un montón de objetos que recuerdan a ella y que hacen la delicia de la chica y otros admiradores de la figura de la Sissí. A pocos pasos del palacio, se puede admirar la magnífica carroza de la coronación. Mientras la mira, la chica cierra los ojos y se imagina a ella vestida como Sissí y a Miguel muy elegante de época yendo en aquel carruaje y él confesándole amor, una y otra vez. Él sonríe con ternura:
--¿qué pasa? Parece que no estés.
Ella abraza:
--te amo, te amo.
Él la mira contento. No entiende bien aquellas cosquillas que siente en el estómago y es que nunca había sentido nada de cintura hacia arriba. Él la besa dulcemente en la mejilla y siguen con la ruta. Van a la Glorieta donde toman un café mientras disfrutan de una vista encima la ciudad. Él le va acariciando la mano y ella sonríe enamorada.


Miguel y Mariana viven un fin de año en Viena de lo más atractivo. Mariana se siente una princesa bajando las escalinatas del lujoso hotel en el que se encuentran. Él, de esmoquin, la recibe abajo. La mira muy seductor:
--estás guapísima. Ni la misma Sissí se puede comparar a ti en belleza.
Ella suspira enamorada.
--todo esto es de un sueño. yo... es que no me puedo creer que todo esto esté pasando. Este vestido... todo... ¿de verdad todo entra dentro del premio? es que se ve tan caro...
Él la mira seductor y le dice:
--no hagas preguntas. Vive. Vive el momento.
--es que nunca había imaginado que sería tan feliz --dice llorosa.
Él acaricia:
--te lo mereces, te lo mereces todo y todavía no es todo.
--¿donde me llevas?
--te invito a pasar un fin de año de una manera exclusiva.
Ella lo mira y suspira enamorada.

Reciben el año 2005 en el Majestic Imperator , una réplica del vagón/salón del emperador Francisco José I , un palacio sobre raíles.

Después de vivir una noche mágica, vuelven al hotel. Se paran en habitación de ella. Se besan.
--gracias, gracias por hacerme vivir un sueño. Te amo. Siento como si esta fuera mi luna de miel.
Él la mira excitado y también emocionado por la ilusión de ella. Se la queda mirando sin decir nada.
--¿quieres pasar? --pregunta ella seductora.
Él traga saliva:
--¿estás segura? no quiero que después....
Ella no lo deja seguir. Lo besa:
--te amo y ya no hay miedo. Tú me has demostrado de una manera muy hermosa lo que sientes y ahora quiero demostrarte yo todo lo que siento por ti. Eres el gran amor de mi vida. Así lo siento, quiero que seas el primero.
A pesar de los nervios de la primera vez, la chica se deja llevar por el amor que siente por él. El guapo chico la coge en brazos. La deja sobre la cama y la trata con una suavidad que él no se conocía. Después de hacer el amor, Mariana duerme confiada en brazos de su amado. Él le acaricia la cabeza triste:
--sí era virgen, sí he sido el primero.
Por primera vez siente pena, piensa en el mañana:
--¿y ahora qué hago? ¿Cómo le digo que no quiero nada con ella?
Le hace daño la idea de hacerle daño. Se levanta totalmente desnudo y da vueltas por la habitación pensando en los momentos que han compartido. Se reprocha sus remordimientos:
--¿qué es lo que te pasa? Era un polvo todo lo que querías. Has sido el primero, pues perfecta. Te has acostado con muchas vírgenes y ésta es una más. Sólo una más.
No quiere escuchar una voz interna que le dice que quizás sí ha cambiado algo. Se enfada con sí mismo.
--no, no. A mí me da igual lo que le pase a ésta. La devolveré a su ciudad y me iré. Desapareceré y ella enseguida encontrará consuelo en otro.
La mira. No sabe porque pero el rostro se le llena de lágrimas. Se las seca confuso. No quiere aceptar que la chica pueda haber entrado en su corazón, que le duele pensar que lo olvidará en brazos de otro.
--me debe de haber entrado una basura a los ojos --se dice para no tener que reconocer que llora por ella.

A pesar de la chica no deja de demostrarle todo lo que siente por él, Miguel se muestra muy frío de camino a casa. De hecho tiene ganas de llorar. Se despiden cerca la casa de ella con un beso con sabor de lágrimas.
--¿qué es el que pasa? Desde que hemos marchado de Viena estás muy raro. Ha sido el fin de semana más bello de mi vida --ella.
--para mí también.
--¿y porque ahora te siento tan lejano?
--lo que pasa es que hemos vivido un sueño y me sabe mal volver a la realidad.
--pero estaremos juntos. No sé como se lo tomará mi madre pero habrá de aceptar que te amo.
--pero no le digas nada --dice triste-- ya hablaremos con ella juntos más adelante.
La chica lo abraza entusiasmada:
--¡¡soy tan feliz, soy tan feliz¡
El hombre aprovecha que ella no lo ve para manifestar su dolor. Después cara a ella finge normalidad.
--¿de verdad te encuentras bien?
--si, sí. Es que estoy muy cansado.
--¿cuándo nos volveremos a ver?
--yo te llamo.
Ella está tan feliz que no piensa que él no quiere volver a verla. De repente él la abraza y la besa con desesperación:
--te amo --le dice él.
Ella le responde con una mirada enamorada. Él se va. La despedida y las palabras que le ha dicho a la chica lo atormentan:
--Era mentira, era mentira. Lo he dicho para dejarla contenta --se intenta auto-convencer.
Se mete en el coche y se aleja del lugar. Por el retrovisor ve a la chica mirando enamorada y esta mirada confiada se le clava en el alma. Llora. Cuando se para, golpea el volante con rabia.
Se quiere auto-convencer que nada ha cambiado pero sabe que esto no es cierto. Igualmente está decidido a marchar y no volver a ver a la chica para no tenerse que convencer que siente algo más por ella.

Mariana muy enamorada espera la llamada del chico y un día y otro... y otro... y a así hasta 8 meses donde el dolor y los recuerdos son su única compañía.
Links Viena:
http://wien.info/article.asp?idarticle=9040
http://www.ociototal.com/recopila2/r_viajes/viena.html
[linked image]
[linked image]
avatar
emilibalaguer

Posts : 362
Join date : 27/09/2012

Datos Extra
Personajes RPG:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.