capitulo 46

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 46

Mensaje  emilibalaguer el Jue Abr 04, 2013 7:40 am



[linked image]

[linked image]
[linked image]

Luis y Daniela están dormidos muy abrazados pero el teléfono insistente los despierta.
--¿pero quién llama de esta manera? --Ella.
--cógelo tú.
Los dos hablan medio dormidos. Ella coge el teléfono y se lo tira a él que contesta dormido.
-- Luis... soy Miguel.
Al escuchar la voz de su antiguo amigo, Luis recuerda la imagen de él y Manuela en la cama y se llena de odio. Se despierta de golpe. Se incorpora.
--¡¡¿como te atreves a llamar. Eres un hijo de puta!!
--no me cuelgues. Tienes que volver.
La desesperación de sus palabras asusta a Luis:
--¿es Manuela?¿qué le ha pasado? --pregunta con mucha angustia.
Al escuchar el nombre de su rival, Daniela se pone en alerta.
--está embarazada. Espera un hijo tuyo --dice Miguel.
Luis siendo que el corazón se le saldrá del pecho:
-¡¡-no puede ser ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡
--ayer la vi. Está a punto de reventar. Nos engañó a los dos. Me lo dijo María. No pasó nada entre Manuela y yo. Yo te lo dije que no lo recordaba. Fue una trampa ¿Te das cuenta? el hijo es tuyo ¡no tienes que tener duda!
--¿y porque no me lo dijo?
--no lo sé. Ya sabes cómo son las mujeres. Te vino a buscar al aeropuerto. Te quiere. Lo has conseguido. Ella te quiere. Debe de ser que sólo se valora lo que se tiene cuando lo perdemos.
Luis está demasiado desconcertado, le cuelga. Miguel se queda preocupado. No sabe si ha convencido a su amigo. Ahora que está enamorado, quiere que su amigo sea feliz y además siente que la felicidad de él y Mariana depende de la de Luis y Manuela.

Luis tiene el rostro desencajado por la sorpresa. Daniela no se atreve a preguntar.
--Manuela, Manuela espera un hijo mío. Miguel dice que ella me quiere. Yo... --dice perplejo.
--ve a buscarla --dice ella herida de amor.
--¿qué?! Tú me lo dices?
--yo sé que la amas. He hecho que no me daba cuenta que en sueños siempre decías su nombre y cuando hacíamos el amor también a veces la nombrabas y era cuando más disfrutabas.
Luis agacha la cabeza con culpa:
--lo siento. No lo sabía.
--no es culpa tuya. Yo he sabido que no me quieres. Siempre lo he sabido. Gracias, gracias por regalarme los meses más felices de mi vida. Vete y sé muy feliz.
--lo siento. Siento no haberte podido querer como tú querías.
--porque tú amas a Manuela. Ella es la mujer que te toca por destino. Venga. Vete. No lo hagas todo más difícil. Yo estaré bien.
--gracias, nunca olvidaré esto que haces por mí pero...
--nada de pero. Yo me quedo aquí ocupándome de los negocios. Seguramente no nos volveremos a ver.
Él la abraza y ella llora en silencio. No quiere que él la vea derrotada y hace un esfuerzo para no llorar.
-- no pierdas tiempo. Coge el primer vuelo.
Luis se viste a toda prisa. Ni recoge sus cosas. Está muy ansioso.
--tranquilo. Yo te las envío --dice ella con amargura.
Él le da un rápido beso en el aire y se va. Ella queda sola en aquella gran cama y llora.

[linked image]


María se sorprende al abrir la puerta y ver Luis.
--¿y a Manuela? --pregunta ansioso.
María no sabe que decirle. Luis reclama desesperado:
--¡Manuela está embarazada ¿¡y porque nadie me lo dijo?¡
--y pues ya lo sabe --dice aliviada.
--sí. Me lo ha dicho Miguel.
--¿y sabe que él no es el padre?
--si sí pero no importa. Quiero saber porque Manuela no me lo dijo ¿es que tanto me odia?!
--Ella lo buscó en el aeropuerto. Supo que se marchaba con otra mujer. Lo vio.
Luis se lleva las manos a la cabeza:
--Pero no, ¡esto no fue así¡ ¿dónde está Manuela? --desesperado.
--en el hospital. Esta madrugada ha nacido su hijo.
El rostro del chico se llena de emoción.
----y ¿Ana. La puedo ver?
La chica la deja pasar. El hombre se acerca a la nena. La abraza y llora. Ella lo mira con curiosidad.
--normalmente no deja que los extraños la cojqn, debe ser que sabe quién es usted.
Luis la llena de besos.
--mi niña. No debes de saber quién soy. No he dejado de pensar en ti ni un solo día. Perdona que te dejara pero tenía que hacerlo. Ahora no te pienso dejar. Ahora sí estaré siempre contigo tal y como te prometí. Estás enorme y muy guapa --dice emocionado y acariciando los rubios rizos de la pequeña
El hombre le da un beso, la deja en brazos de María y se va corriendo.

Manuela es feliz en la cama del hospital. Un precioso niño de pelo negro duerme en sus brazos y ella llora:
--mi hijo, eres clavado a tu padre. Dios mío ¡cómo no supe ver antes que lo amaba y ahora lo he perdido. Pero bueno, no tengo motivos para estar triste. Se fue y me ha dejado un pedazo de él para que me llene de felicidad. Lo mejor de él, un hijo. Él hará feliz a otra mujer. Me merezco no tenerlo pero al menos conmigo me queda su hijo.
[linked image]
[linked image]

Luis entra despacio. Tiene miedo. No sabe como ella reaccionará. La mira, la chica (que aún no lo ha visto) sonríe con una ternura y una felicidad que él no le conocía. Él se siente satisfecho. Aunque le duele que ella no lo haya podido querer se alegra que su hijo sí haga sonreír a la chica. Ella se da cuenta de la presencia de su ex marido.
Se miran con ojos llorosos. Él entra.
--¿Porque no me avisaste? yo habría querido estar contigo cómo con nuestra hija. Ana está preciosa.
--¿La has visto? --emocionada.
--sí y es tan guapa como tú.
Los dos se miran enamorados, tienen muchas ganas de besarse y de decirse muchas cosas.
--en cambio tu hijo es igual que tú. Es tu hijo ¿lo sabes?
Luis, muy feliz mirando su mujer y el bebé, dice:
--yo lo quiero porque es tu hijo. No hay diferencia para mí entre él y Ana. Lo querría igual si también fuera hijo de Miguel.
--pero no lo es.
Hay un profundo silencio en el que se puede respirar el amor. Los dos desean escuchar un te amo de los labios del otro. Ninguno quiere tomar la iniciativa, la espera los mata.
--¿quieres coger a tu hijo? --ella.
Luis llora y besa su hijo con amor pero a Manuela la emociona ver que no está más contento que cuando nació Ana. Esto aumenta más el amor que la chica siente por él y la frustración por haberlo perdido.
--gracias, gracias por darme otro hijo. Yo... --la voz le tiembla-- no sé si podré mirar mi hijo a la cara. A ti. Después de...
Ella le acaricia la mano y a él le tiembla todo.
--ser madre de tu hijo es el mejor que me ha pasado.
Él la mira emocionado.
--¿de verdad?
Él hace intenciones de volver el niño a su madre pero ella le dice que no hace falta:
--ahora no te separaré de tus hijos como hice antes. He cometido tantos errores.
--no. Yo sí que me he portado muy mal. Sé que no me podrás perdonar --Luis.
-- Luis... aquella noche en la que me hiciste tuya --dice ella dispuesta a confesarle amor.
Con vergüenza él suplica:
--no, no me lo recuerdes. No ante mi hijo. Sé que no me lo puedes perdonar pero ahora no quiero reproches aunque sé que los merezco.
Desesperada sin saber cómo decirle que lo ama, ella intenta decir:
--pero es que yo...
Para cambiar de tema él dice:
--Supongo que se llamará Manuel.
Ella lo mira triste. Está segura que no quiere hablar del tema porque ya la ha olvidado así que aparca el tema. Los dos controlan el dolor y su amor.
--No. Responde no se llamará Manuel. Jamás le pondría el nombre de ese hombre a un hijo mío.
--Pero si no le llamas así te quedarás sin dinero. Sabes que yo no te puedo ceder nada. Sólo si tienes un hijo que se llame Manuel podrás tener todo lo que quieras. No dependerás de mí.
--tú no me has fallado. Has sido muy generoso. Gracias a ti vivo muy bien sin trabajar. No quiero que mi hijo se llame Manuel. Ese hombre no se lo merece.
--¿y pues? --él.
--no quiero la herencia. Además mientras la tengas tú a mí y mis hijos no nos faltará de nada.
--Yo no quiero ese dinero. Ya tengo bastante dinero. No quiero aquella herencia. Me basta con lo que tengo para que vivamos todos.
--Hazlo por nuestros hijos.
--Sí, nuestros hijos --dice él feliz.
Los dos se miran emocionados. Los dos se van acercando para besarse pero los interrumpe una enfermera. Los dos disimulan. Se quedan solos sin el hijo. Ellos desean besarse pero tienen miedo a un no por parte del otro.
--es el patrimonio de nuestros hijos. Tú eres el cabeza de la familia. Es mejor que lo tengas tú ella.
--cómo quieras.
Ella tiene una espina clavada y se lo dice:
--Te juro que no hubo nada entre Miguel y yo --Luis le va diciendo que no diga nada pero ella sigue-- él nunca me ha gustado, lo hacía por rabia. Ahora ya es demasiado tarde.
Él se sorprende por la ternura con la que ella lo mira.
--yo --dice él emocionado.
Ella no lo deja seguir. Piensa que le dirá que se ha enamorado de otra mujer y no lo quiere escuchar.
--se llamará Luis. Nuestro hijo se llamará Luis.
--¿¡Cómo yo?! --dice él con el rostro desencajado por la emoción.
--Es tu hijo
Él hubiera querido saber que ella lo ama pero no puede más. Se muestra desesperado:
--¡¡quiero volver contigo¡ Me gustaría estar a tu lado. Yo...
Ella no lo deja seguir:
--claro puedes ver tus hijos siempre que quieras.
--pero yo no decía esto. Yo quiero vivir contigo. Yo todavía...
Ella no cree que después de todo lo que ella le ha hecho la siga amando y no lo deja hablar:
--Sé que es culpa mía que no me quieras ya, no quiero que estés conmigo por los niños.
él está frustrado:
--no es verdad. Yo...
--no digas nada. Quédate conmigo pero en silencio. Sino te pediré que te marches.
Luis piensa que no lo deja hablar porque no quiere volver con él y por eso sufre. Los dos se miran en silencio. Disimulen todo el que se aman y todo lo que sufren por estar separados. Mientras madre e hijo duermen, Luis los mira con ternura. Mira a la mujer, desea besarla pero no se atreve. Llorando deshecho dice:
--Un hijo, me ha dado un hijo pero no es mía. No es mía.
[linked image]
avatar
emilibalaguer

Posts : 362
Join date : 27/09/2012

Datos Extra
Personajes RPG:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.